Adivina cuanto Te Quiero

Hoy vengo para enseñaros uno de los libros favoritos tanto mío como de mi pequeña.

“ Adivina cuanto Te Quiero” de Sam Mcbratney.

El libro narra la historia de una liebre grande ( que puede ser igual una Mamá que un Papá) y una pequeña, donde a veces cuando queremos a alguien mucho mucho, intentamos encontrar la manera de describir el tamaño de tanto amor y de nuestros sentimientos. Pero la verdad, es que el amor es algo difícil de medir.

Me decidí por el ejemplar desplegable y ha sido todo un acierto.

Además está disponible también en catalán, euskera y gallego y se encuentra en diferentes formatos , desplegable, libro para abrazar, mini desplegable, gigante, con DVD,etc..

Solemos contar el cuento juntas imitando a las liebres.  Lo encuentro un cuento muy tierno y de una dulzura infinita. Y cuando nos vamos a dormir siempre decimos:

– Mamá, te quiero de aquí a la Luna – Me dice

-Yo te quiero de aquí hasta la Luna … y vuelta – Le contesto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Y después de un tiempo..

Y después de un tiempo desconectada aquí estoy de nuevo. A veces, necesitas sentarte, respirar hondo, escribir para poder sacarlo todo y empezar un nuevo capítulo de tu vida.

Estos últimos meses han sido bastante duros y han hecho que tenga que parar para después comenzar con más fuerza. Y es cierto, las experiencias que te presenta la vida hace que seamos después mucho más fuertes y que nada pueda con nosotros.

Todo empezó en el mes de agosto, de vacaciones. Estábamos deseando cogerlas!  Nos fuimos de camping en nuestra caravana nueva. En la parcela de al lado estaba a una de mis hermanas con su marido y mis sobrinos. Genial! Porque hacemos un gran equipo y pasamos unos días maravillosos. Entre ellos una de las mejores noticias que podía recibir.

Por las mañanas sobretodo, después de desayunar unas nauseas se apoderaban de mi…

-La lactosa, decía… (Ilusa de mi…) hasta que un retraso del periodo me lo confirmó. ¡Estaba embarazada! Y digo estaba porque esa sensación y alegría me duró apenas 11 semanas.

Fue sin esperarlo, queríamos darle un hermanit@ a la pequeña pero no me imaginé que fuera tan deprisa desde que lo comentamos. Durante los días siguientes y semanas nos fuimos haciendo la idea.

Fue bastante complicado porque me encontraba muy cansada y tenía muchísimas nauseas durante todo el día. Después del verano cogí una infección que tuvieron también que darme antibióticos… no me gustaba nada, pero no había otra opción.

Se me olvidó por momentos que estaba embarazada y ahora me arrepiento por ello, prioricé la vida de todos menos la mía y la del bebé que llevaba dentro. Noches sin dormir cuidando de la pequeña, de mi marido, que pobre estuvo con neumonía. Eso me supuso descansar mucho menos, mucho trabajo y estar agotada durante todos los días y uno de los errores más grande que cometí, no pedir ayuda.

Pero todo iba bien, vimos a nuestro pequeñ@ latiendo con fuera en la ecografía y eso me emocionó. Iba a ser madre de nuevo, estaba feliz y triste al mismo tiempo porque nuestra idea es tener únicamente dos hijos y podía ser el último embarazo que sintiera, quería disfrutarlo y me planteé en ese momento empezar a hacerlo.

No quiero culparme más por lo que ha pasado, porque hasta los médicos nos lo han dicho, estas cosas suelen ocurrir.  Sí, suelen ocurrir pero cuando pasa, es como si te arrancaran una parte de ti.  Un sufrimiento que no pensabas tener nunca por algo tan pequeño.

El día 27 de Septiembre tuvimos visita con nuestra doctora para ver de nuevo al / la pequeñaj@ y la cara de la doctora lo decía todo.  Le cambió el gesto, me miró, volvió a mirar el monitor, miró a mi pareja y escuché las palabras que no quería escuchar:

-Això no va bé. Aquesta vegada no.  Ho sento.

No pude decir nada.  Me quedé paralizada, ni una sola lágrima. Y de una manera muy fría, me explicaron todo lo que tenía que hacer.  No escuché nada, no quería escucharlo.

Salimos de la consulta y ya sí. Ya no podía caminar, no reaccionaba, me vine abajo. Mi marido me sugirió ir a otro hospital para tener una segunda opinión, y suerte que fui.   En el Hospital de Sant Joan de Deu me trataron con un cariño y una amabilidad que jamás se me olvidará.  En estos momentos tan duros, hay que tener mucha psicología y delicadeza, y ellos la tuvieron, no como en la mutua que fue todo tan frio y tan distante que me dolió y mucho.

Me estuvieron haciendo pruebas durante horas , algo en mi sangre no había funcionado bien , decían. “Coagulación” . Sentí miedo. Una de mis hermanas perdió 3 bebes con esas palabras.

Me programaron legrado para el viernes día 29 de Septiembre y eso fue lo más doloroso, saber que me quedaban dos días y sentirme vacía sabiendo que su corazón ya no latía.

Llegó el día y me acompañaron mi hermana , mi madre y mi marido y gracias a  ellos todo fue más llevadero.  Ya no me quedaban lágrimas y solo tenía que ser fuerte. Me pusieron el tratamiento para provocarme la expulsión y allí sentada en un sillón, ellos a mi lado, con fuertes dolores y contracciones pasaron las horas hasta que finalmente me tuvieron que llevar a quirófano para terminar de vaciarme. Recuerdo que fueron los momentos más duros.

Desperté al salir del quirófano con una lagrima cayendo por mi cara.. Creo que ya me dormí llorando. No imaginaba que esto supusiera un dolor tan grande.  Admiro a todas las mamás que habéis perdido varios bebes y aún sois fuertes para continuar intentándolo.

Y llegamos a casa.. Tristes pero con fuerza para continuar con la vida, para cuidar de nuestra pequeña que no sabía nada pero intuía que algo había pasado, porque cuando volvió del cole vino corriendo a darme un abrazo y se paró el tiempo. Ni ella se soltaba de mí, ni yo me podía soltar de ella.  – Te quiero mamá, lloras porque me quieres mucho, verdad? Me decía.

Y sí, es cierto, porque no hay amor en el mundo más grande que el que puedes sentir por tus hijos.

Y ahora? Pues ahora a sonreír a la VIDA 

thumbnail_file

 

 

 

 

Mi “calidad de vida”

Buenas a todos, después de varios meses sin tener tiempo para poder dedicarle al blog, vuelvo y esta vez de una manera más personal.

He conseguido unos minutos, para ponerme música, relajarme y desconectar de todo.

Llevo unos meses que me está costando centrarme, que voy un poco a la deriva, que me dejo llevar por mis sentimientos, por mis emociones y no han sido realmente fáciles, no lo está siendo.

El otro día reflexionaba sobre la frase tan famosa de Samanta Villar donde decía que cuando tienes hijos pierdes calidad de vida.

Que queréis que os diga, es difícil de explicar y yo con lo radical que suelo ser, no me puedo posicionar, quizás no lo expresó bien , y siento si a algunos de vosotros os defraudo pero yo he perdido una parte de mí después de la maternidad. Seguramente cuando mi hija sea grande esa parte vuelva pero sé que no será de la misma forma.

Os voy a explicar el porqué.

Siempre he sido bastante independiente, quizás no he podido hacer realidad todos mis sueños por situaciones ajenas a mi voluntad, pero siempre he hecho lo que he querido como he querido y cuando lo que querido. Esto ahora  no lo puedo hacer.

Siempre me ha encantado la soledad a ratos. Ahora lo tengo complicadísimo, estoy en una situación que no puedo ni darme un baño yo sola y esto, perdonarme que lo diga tan claro, me supera.

Para poder irme de compras, peluquería o tomar algo es una odisea en la que tengo que mirar la agenda. El trabajo, la casa, los extra escolares, los compromisos, más trabajo… En fin que necesito respirar. Cierto es que he aprendido a vivir durmiendo menos horas, pensé que era incapaz 😉

Estoy segura de que mucha culpa de todo esto la tengo yo, pues me cargo demasiado con mis problemas y los de toda mi familia y al final esto pasa factura.

Ahora bien, aunque estoy totalmente superada por momentos, aunque a veces mientras me doy un baño se me caen lágrimas de agotamiento, tengo que deciros que vale la pena.

Sí, y es verdad que he pasado a un segundo plano en mi vida, es verdad que la última cucharada de helado o el último trozo que queda de chocolate lo cedo a lo que más quiero, que por muy agotada que esté siempre tengo una sonrisa y un abrazo confortador para mi familia.

La maternidad es esfuerzo y recompensa. Es maravillosa y agotadora, es tener valentía y es un amor incondicional.  

Por lo tanto, no es que haya perdido calidad de vida si no que mi vida es distinta. Mi vida está en ella, en esos ojos enormes que se iluminan cuando me mira y yo, me emociono cuando me dice:– Mamá te quiero mucho. Y no la cambiaría por nada en el mundo.

 

Unos regalos de UO* Estudio.

¡UO que bonitos! Es lo primero que pensé y la manera más fácil de recordar cómo se llamaba la web.

Hoy os traigo una página que conocí porque mi querido marido me regaló unos calcetines para Navidad. La manera de presentar el producto enamora pero el diseño y calidad aún más.

C1WXywBXUAAVfS9

En su web podéis encontrar muchísimos packs distintos para poder hacer miles de regalos o incluso autoregalos 🙂

Pues bien, para el día del padre repetí compra . Esta vez ha sido un llavero donde dice PAPA ERES GENIAL además viene con una tarjeta que lleva un mensaje super positivo 😉 también está la versión de SUPER MAMÁ.

img_3706.jpg

Por último me animé también a comprar unas pulseras para nuestro grupo de amigas. Somos 3 y nos conocemos desde hace ya muchísimos años y como la amistad es lo más bonito que hay, el mensaje es : AMIGA LOVE YOU MUCHO.  Me pareció super ideal  🙂

img_3704.jpg

Os invito a  que podáis pasar por UO* Estudio porque tiene cosas moniiiisimas !!!

Un saludo a todos!!

Así fue mi parto..

Día 20/08 ingreso s0bre  las 3:00 a.m de la madrugada. Las contracciones son dolorosas y continuas. Mi comadrona no tiene ganas de levantarse de la cama y me deja plantada, así que se queda conmigo la comadrona que había de urgencias. Esther, un encanto. Lo que tuvo que aguantar la pobre esa noche conmigo.

Yo pensaba que al mínimo dolorcito me iban a poner la epidural, pero que va!!! Desde las 3:00 a.m hasta las 9:00 a.m allí como una campeona con dolores sin apenas moverme y con la coña de que mi marido mire el monitor y me avise de que me viene una  contracción.. ¡ Como si yo no lo supiera! Jajaja

9:00 a. m por fin vienen a ponerme la epidural, y menos mal porque yo me había ya quitado hasta la bata de los sofocones!! Me dicen que ya estoy dilatada pero que no puedo entrar en sala de partos porque la niña está muy arriba que tenemos que esperar a que baje..

¿Cómo? Que salga ya!!  Me rompieron las aguas pero allí mi buhito que no tenía ganas de salir.

Me pusieron una dosis tras otra de epidural, los peores momentos que recuerdo es estar en pleno proceso de parto y que se pasara el efecto de la epidural. Ese ratito entre que vienen y te ponen otra dosis era MORIR. De verdad que admiro a todas las mamás que han tenido un parto sin epidural.

Una de la últimas visitas , allá sobre las 13:00 p.m me dieron un ultimátum, o la pequeña bajaba en una hora o cesárea.

No por dios!! Cesárea no!!  después de estar más de 8 horas con trabajo de parto es lo que menos quería.

A las 13:45 se presenta la doctora junto la comadrona, hacen un tacto y como arte de magia ahí estaba ya la cabecita… Así que, corre que te corre para quirófano!! Allá que venía mi marido con la risita nerviosa y ese gorro verde que le quedaba horrible jajaja

Yo siempre había pensado que el parto sería como en las películas, la madre toda perfecta, maquillada de la mano de su marido, aplicando todo lo que te explican en las clases de preparto…  Y una porra!!

Para empezar como estás dormida de cintura para abajo , el Sr. Camillero buenorro tiene que cargar contigo y con tu bebe para cambiarte de camilla.

Una vez colocada en la sala de partos me quedé sin medio cuerpo, del pecho pasaba a las piernas. No se si os ha pasado eso a vosotras vuestro parto, pero yo no sabía que era tan flexible!!!

Así que a mí me sobraba todo , fuera bata , me cogí el pelo con una coleta, me pusieron el gorrito horrible verde y  a por ello!

Mi marido me intentaba animar , me intentaba coger la mano.. Pero yo, sinceramente con excepción a lanzarle algún beso,  estaba tan metida en mi trabajo que apenas le hice caso al pobre.  Escucharle le escuchaba y quizás por eso en solo dos pujos traje al mundo a lo más importante de mi vida.

El momento de expulsión fue muy rápido… Tanto que me quedé en shock cuando me pusieron ese cuerpecito tan pequeño y tan caliente encima de mí. Hasta que no lloró no pude reaccionar a tocarle y besarle. No era consciente de lo que iba a cambiar mi vida desde ese preciso momento.

Solo hubo una cosa que no me gustó en mi parto y es que a los minutos de nacer mi hija se la llevaron a limpiarla y vestirla con su padre mientras a mi me ponían algunos puntos. Ese momento fue bastante doloroso por dos cosas, la primera porque la epidural había cesado su efecto y la otra porque notaba un vacío en mí al no tener a mi hija en brazos. Solo me consolaba ver como su padre tenía su momento con ella vistiéndola.

Eso sí en seguida de estar vestida de nuevo vino conmigo y ya no nos separamos en mucho rato, de tal forma que pudimos iniciar con éxito la lactancia materna.

Si en algún momento decido tener otr@  hij@  , una parte que tengo muy clara es el que no lo separen de mi ni para vestirle. Que nos dejen como mínimo unas horas juntos.

Tuve un parto muy bueno, doloroso por momentos pero sin complicaciones.

Y tú? Tuviste el parto que esperabas?

 

 

 

 

 

 

Pre-parto

El día 20 de Agosto de 2013 cambió mi vida totalmente. Llevaba varios días con contracciones dolorosas de esas que te hacen parar en seco para coger aire porque sabes lo que se te viene encima.

Los últimos meses de embarazo me los pasé en casa, semi –desnuda con el aire acondicionado a tope y con mi pelota de pilates. Menudo inventazo para las preñadas!!!

Recuerdo el día que me puse de parto, Estaba de 40 + 5 . El día 18/8  fui de urgencias por contracciones seguidas y fue llegar allí y pararse en seco. Fue una falsa alarma e incluso me dijeron que estaba muy verderona . Así que el día 19/08 me pasé el día limpiando como si no hubiera un mañana, era el primer día de vacaciones de mi marido que aprovechó para ir a limpiar el coche por si me ponía de parto para tenerlo todo bajo control.

Después de estar limpiando todo el piso me di una ducha y me puse a hacer mis ejercicios con mi super pelota . Yo la compré en Decathlon y me fue genial.

Por la tarde necesitaba salir a caminar así que me fui a un centro comercial a caminar y caminar.. Mi marido incluso estaba sorprendido de que ni parara ni entrara a ninguna tienda comprar.. Solo quería hacer kilómetros para ver si la pequeña se animaba a salir.

Se me antojó un sándwich guarro del Carrefour… Mira que habían cosas buenas en cualquier otro sitio para cenar… no,  me apetecía lo más guarro  y menos  sano que había .Allá que me fui del centro comercial, Enorme con mis 40+5 semanas de gestación, cansada de caminar , con apenas contracciones y con un sándwich de dos pisos guarro para casa.

Cenamos, me volví a duchar y me metí en la cama. Mi marido aprovechó para jugar un rato a la consola. Yo desde la cama contaba los minutos entre contracciones y cada vez me fui poniendo más y más nerviosa.. ¡ creo que ya viene ! Así estuve durante horas, quería asegurarme que de nuevo no era una falsa alarma.

Mi marido se vino a dormir sobre las 2:00 a.m y fue cuando le dije… Cariño no te duermas que nos vamos, esto no para, cada vez duele más y ya estamos más que cumplidos.

Allá que nos fuimos .. Mi marido estaba tan nervioso que no atinaba.. Sabía que esto iba a pasar…Camino al hospital Quirón de Barcelona , cruzando toda la ronda, suerte que no había trafico porque cada vez que me venía una contracción, se me cambiaba el gesto de la cara y mi marido pensaba que en cualquier momento paría en el coche ( lo que  no sabía que aún nos quedaban más de 12 horas de trabajo de parto).

Menos mal que me encanta hacer coñas y me pasé los ratitos sin contracciones haciendo de las mías.

Como anécdota el pobre me dejó en la puerta de urgencias y como soy tan valiente le dije :

-No hace falta que me acompañes , nos vemos dentro.

-Seguro? Me dice..

-Si claro.. no me ves? Voy genial!!

Y Nada más salir cruzando la carretera me vino una de esas contracciones que hacen que el mundo se pare. Así que me agarré a un pivote de carretera que encontré, me incliné y creo que mi marido se pensaba que allí mismo salía la niña… Le vi correr, con la cara totalmente desencajada desde el coche hacia donde estaba yo con una posición a lo Lina Morgan … de la risa que me dio no pude ni contestarle que estaba bien .. pobrecitos que mal lo pasan los papis cuando no tienen el control de la situación.

Entramos, me examinaron y me dijeron. Bonita, estás de parto pero esto va para largo 😉

(Continuará…)  

¡Es positivo

Teníamos muy claro que queríamos ser padres. En el mes de Septiembre del año  2012 nos casamos. Fue una boda muy íntima, donde estuvimos rodeados de nuestros padres, hermanos y amigos. Nos fuimos de viaje a Japón y en cuando volvimos decidimos empezar nuestra búsqueda.

Tuvimos muchísima suerte porque en solo un mes de búsqueda tuvimos nuestro ansiado positivo, algo que es extraño hoy día con el estrés que tenemos, presión, alimentación , y un largo etc…

Recuerdo que tuve que hacerme la prueba 4 veces para estar segura de que íbamos a tener un bebé.

Con excepción de las típicas nauseas de los primeros meses, un pequeño hematoma que tuve y algunas bajadas de tensión el resto del embarazo fue perfecto.

Uno de los mejores momentos que viví fue cuando nos dijeron que era una niña. Sinceramente me hubiera dado igual un sexo que otro pero vengo de una familia con tres hermanas y creo que no hubiera sabido como actuar si hubiera sido niño jajajaj 🙂

Y  fueron pasando los meses y me fui haciendo bolita ,¡ Menudo veranito pasé!.. Hasta que llegó el mes de Agosto, el mes donde conoceríamos a nuestra pequeña.

captura